Billetes nuevos: Más de $7.757 millones para reemplazar a los animales por próceres

Publicado por

Más de $7.757 millones estiman que el gobierno nacional gastará entre tres años para reemplazar los billetes con animales por próceres, según el sitio Chequeado.

Para los billetes de $ 200, $ 500 y $ 1.000, que no conviven con billetes viejos en circulación, el gasto total en impresión sería de $7.520 millones, pero en un lapso de más de 3 años, ya que los 2 primeros comenzaron a emitirse en junio y octubre de 2016, mientras que el de mayor denominación debutó en noviembre de 2017. Esto daría un total de 7.757 millones si se reemplazan todos los billetes en un plazo de entre 2 y 3 años y medio.

Más allá de que en los billetes de $ 200, $ 500 y $ 1.000 la totalidad de lo emitido tiene en su frente imágenes de la nueva serie, en los de $ 20 -que salieron a la cancha en octubre de 2017- apenas el 26,1% tiene la ilustración del guanaco. Además, el cóndor andino ($ 50) o la taruca ($ 100) -que se lanzaron en octubre y diciembre de 2018, respectivamente- apenas representan el 1,4% y 0,23% de los billetes de esas denominaciones que hoy hay en circulación.

Con estos números, y estimando un costo de $ 4,63 por billete, se puede proyectar que sólo en 2 años y 2 meses, si se imprime el 26,1% de la masa actual se gastaría unos $ 203 millones para sacar a la calle unos 43,9 millones de billetes de baja denominación, como los de $ 20. En tanto, el BCRA gastaría $ 7,6 millones para introducir 1,6 millones de billetes de $ 50 y otros $ 26,4 millones para emitir 5,7 millones de $ 100, ambos en poco más de un año.

De todos modos, más allá de esta aproximación, es incierto determinar con exactitud el gasto en emitir una nueva serie por 2 factores. Por un lado, no se sabe con qué velocidad se irá reemplazando una serie de billetes con otra nueva, ya que depende del ritmo de emisión, del deterioro de cada billete y de las necesidades de la sociedad de utilizar los papeles de mayor denominación, algo muy atado a la evolución de la inflación.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el BCRA gasta prácticamente lo mismo en emitir una serie (la de animales) u otra (la de próceres), salvo que el billete nuevo requiera un costo adicional excesivo, algo poco probable al ser relativamente nueva la familia de animales autóctonos.