Tucumán: condenaron a dos personas a 5 y 12 años de prisión por trata de personas

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán condenó en las últimas horas a dos personas a 5 y 12 años de prisión por captar, trasladar y explotar sexualmente al menos a cinco mujeres en situación de vulnerabilidad en dos prostíbulos de esa provincia.

Además, los jueces ordenaron el decomiso del dinero incautado en los allanamientos realizados durante la investigación y la restitución de elementos secuestrados para las víctimas, en línea con lo que había solicitado el fiscal federal Pablo Camuña en su alegato.

Por otra parte, y según publicó el portal Fiscales.gob.ar, una tercera imputada resultó absuelta.

Una de las personas condenadas es Walter Alfredo Ayala, quien recibió la pena de 12 años de prisión por ser considerado autor del delito de trata de personas con fines de explotación sexual en las fases de captación y acogimiento, mientras que Alejandra Beatriz Galván recibió la pena de 5 años al ser encontrada como partícipe secundaria del mismo delito en las fases de captación y acogimiento.

En tanto, el Tribunal absolvió a Claudia Karina Contreras por la aplicación del principio de la duda.

Los jueces consideraron el agravante de que una de las víctimas se encontraba embarazada y era menor de edad al momento de los hechos.

Durante el debate quedó demostrado que las víctimas eran ofrecidas como mercancía a los ocasionales “clientes” a través de sitios web, y posteriormente eran explotadas sexualmente en dos locales que funcionaban como “privados” en horarios principalmente diurnos.

Ayala y Galván captaron a tres de ellas a través de redes sociales en donde las víctimas habían publicado que buscaban trabajo.

El juicio comenzó el pasado 1 de agosto y en representación del Ministerio Público Fiscal intervino la Fiscalía General ante el TOF, interinamente a cargo del fiscal federal Camuña, con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX).

La Fundación María de los Ángeles, presidida por Susana Trimarco, ofició como querellante en la causa.