De domingo a domingo: El 11 de agosto es el 27 de octubre para Casas

Desde el año pasado se escucha en el corazón del casismo la falta de compromiso de los 600 funcionarios que viven del Estado, administrado por el peronismo.

Tuvo más trascendencia esas palabras cuando el oficialismo caminaba rumbo a la enmienda constitucional, que luego fue bochada por la Corte Suprema de Justicia.

El viernes por la tarde, a la misma hora que el ex gobernador Luis Beder Herrera encabezaba un acto con jóvenes en un boliche de la ruta 38, Sergio Casas hizo realidad la queja de comprometer a todos los asalariados privilegiados con su proyecto de gobierno.

El gobernador convocó a todos los funcionarios que perciben mensualmente un sueldo de la Casa de Gobierno, a través de diversas áreas y también de poderes.

Los sentó en los salones internos del Paseo Cultural para contarles que las elecciones PASO no son un paso electoral más sino que allí se juega el futuro del peronismo.

Hubo caras que nunca se hubieran imaginado estar en un virtual acto político, ya que siempre se han valido del Estado para vivir de él y criticarlo al justicialismo en la mesa familiar del domingo.

Había tanta gente con salarios superiores a las grillas tradicionales que la decisión política puso blanco sobre negro que el 11 de agosto es el 27 de octubre para el mandatario provincial, que es precandidato a diputado nacional por el sector alineado a la fórmula presidencial Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

No se usaron palabras concretas, pero si gestos que una derrota del oficialismo dejará a la mayoría de los 600 funcionarios sin el ingreso mensual, que es bajo en comparación a otras provincias, pero seguro.

Casas habló del tema previamente con la mesa chica del casismo y la secretaria general de la Gobernación, Griselda Herrera, cursó las invitaciones de rigor para que las ausencias solo hayan sido por razones de salud y con certificado médico.

Esa muchedumbre asalariada que se aglutinó en el Paseo Cultural vive en la Capital, un bastión adverso para el peronismo en las últimas dos elecciones legislativas y que muchos funcionarios “justicialistas” apoyaron con su voto para que eso ocurriera.

A través de un trabajo minucioso, el casismo tomó nota del doble juego de funcionarios no conocidos por la sociedad que le han realizado campaña en contra al propio gobierno, y por eso también los expuso en los salones para comprometerlos en pos de un triunfo casista.

Quizás muchos no leyeron lo ocurrido, ya que a la misma hora Beder Herrera ratificaba su candidatura a gobernador, pero para el gobernador es fundamental un buen resultado, ya que se juega su futuro político.

Como se ha dicho, la Capital será la madre de todas las batallas, aunque no se sabe muy bien si el intendente Alberto Paredes Urquiza mandará a votar boleta completa. Su gente no quiere saber nada con el presidente Mauricio Macri.

Quien tomó nota de esa actitud es el radicalismo que lo hace saber, a través de las redes sociales, que Macri es Felipe Álvarez en la boleta que estará en el cuarto oscuro.

Paredes Urquiza trata por todos los medios de desviar la atención al potenciar una lejana candidatura a gobernador, con el fin que no se hable de lo que pide el macrismo puro: como Casas, Macri se juega su 27 de octubre en las PASO.

En la última semana lo entendió el peronismo asociado a la Casa de Gobierno y así bajó las banderas de la discusión electoral provincial para poner todos los cañones contra las políticas nacionales.

La gran encuesta anticipa que la ciudadanía estaría dispuesta a darle un mensaje a la Casa Rosada, según todos los sondeos de opinión, pero el 11 de agosto después de las 18 horas se contarán los votos y allí se sabrá a ciencia cierta si la sensación previa es la realidad social.