Pidieron 18 años de prisión para Milani por secuestros y torturas en la dictadura

En la jornada de este jueves, la querella integrada por los representantes de la Secretarías de Derechos Humanos de la Nación y de la provincia de La Rioja, pidió la pena de 18 años de prisión para el exjefe del Ejército, César Milani, en el juicio que se le sigue en la provincia por dos secuestros y torturas durante la última dictadura militar.

El proceso judicial en el marco del delito de lesa humanidad, se desarrolla en la Provincia de La Rioja contra César Milani, quien fuera titular del Ejército Argentino en el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El exmilitar se encuentra acusado por los secuestros y torturas contra Pedro Olivera y su hijo, Ramón, ocurridos en marzo de 1977, en plena dictadura miliar.

Los abogados Claudio Orosz y Eugenio Biafore leyeron durante la audiencia de esta jornada, ante el Tribunal Oral Federal de la provincia, los argumentos de los organismos del Estado para condenar a Milani por los delitos de privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos y asociación ilícita, sobre los que el propio exmilitar niega toda participación y llegó a vincular a “cuestiones políticas” actuales.

Del mismo modo, la querella solicitó que se imponga una pena similar al exoficial del Ejército, Alfredo Santacrocce, por los mismos delitos y de prisión perpetua para el exjuez federal Roberto Catalán, sobre quien pesan otras condenas por crímenes de lesa humanidad. También solicitaron sentencias de 18 años para Eliberto Miguel Goneaga y de 10 para Miguel Ángel Chiarello y Leónidas Carlos Moliné.

A lo largo de la contundente exposición, los letrados ubicaron a César Milani en el lugar de los hechos y dieron cuenta de cómo la defensa del militar, intentó “impugnar y desacreditar a los testigos víctimas a lo largo del proceso”. Incluso, habían deslizado la posibilidad de una especie de pago, a cambio de incriminar al exmilitar y el propio Milani aseveró que es enjuiciado porque “me designó Cristina”.

La presentación de la querella, incluyó el relato de los hechos ocurridos el 12 de marzo de 1977 en La Rioja, cuando una partida de militares comandada por Milani, quien se desempeñaba como subteniente en el Batallón de Ingenieros de Construcción 141, ingresó en el domicilio particular de los Olivera y secuestró a Pedro y luego a su hijo Ramón, en el lugar en el que trabajaba.

Además, dieron detallada cuenta de los padecimientos y las torturas sufridas por Pedro Olivera, ya fallecido y su hijo Ramón, quien realizó declaraciones en 1979, en plena dictadura y luego en 1980 ante el Consejo de Guerra sobre el rol que jugó Milani en su secuestro y el de su padre. El exjefe del Ejército, también se encuentra procesado por un hecho similar en la Provincia de Tucumán. Se espera que el juicio en La Rioja, finalice el próximo mes de agosto.