Abogada querellante en el juicio contra Milani afirma que la prueba es voluminosa y contundente

La abogaba Viviana Reinoso, integrante de la querella de la familia Olivera en el juicio de lesa humanidad que se sigue contra el general (RE) César Milani en La Rioja, consideró que la prueba contra el ex jefe del Ejército es “voluminosa y contundente” como para lograr una condena en este proceso oral y público, que mañana entrará en la etapa de alegatos.

“Tenemos prueba testimonial, material y documental que ubica a Milani en el lugar de los hechos y creemos que se trata de elementos voluminosos y contundentes con los cuales podremos lograr una condena”, señaló Reynoso en declaraciones a Télam.

Milani esta acusado de haber participado en el secuestro y las torturas que sufrieron Pedro Olivera y su hijo, Ramón, en hechos ocurridos en la capital riojana en 1977, cuando el ex jefe del Estado Mayor General del Ejército (entre julio de 2013 y junio de 2015) revistaba como subteniente en el Regimiento 141 de Ingenieros con asiento en esa provincia.

“Llegamos a esta parte del juicio con la misma expectativa que teníamos cuando Ramón ratificó en 2013 las denuncias que hizo contra Milani. Hace años que afirma la responsabilidad de Milani en estos hechos y aunque se trató se desacreditar su testimonio en este juicio creemos que eso no se logró”, remarcó la letrada.

En este proceso también está acusado de encubrimiento el ex juez federal Roberto Catalán, que ofició como magistrado durante la última dictadura militar y tiene una condena por delitos de lesa humanidad, y pesa una imputación sobre como partícipe sobre el ex oficial del Ejército Alfredo Santacroce.

La querella sostiene que Pedro Olivera (murió en 1999) durante su cautiverio sufrió un accidente cerebrovascular en medio de una sesión de tortura, y luego fue abandonado por sus captores en su domicilio, donde días antes había sido secuestrado.

Ramón, quien recuperó la libertad durante la dictadura, denunció los hechos por primera vez en 1984 ante la Comisión Provincial de Derechos Humanos de La Rioja, y ratificó sus dichos en la causa que se inició en 2013 contra Milani.

“Ramón declaró que Milani participó en los hechos que se denuncian cuando estaba detenido durante la dictadura. Lo hizo en 1979 y en 1980 cuando fue sometido ante Consejo de Guerra. Y en 1984 volvió a repetir en democracia, ante la Comisión que en La Rioja investigó las violaciones a los derechos humanos que se cometieron durante la dictadura. Esa es una prueba documental de peso”, remarcó Reinoso.

En este juicio -cuyas audiencias se reanudarán este jueves a partir de las 14- existe una causa acumulada que tiene que ver con las desapariciones de César Minué y Adán Díaz Romero, ocurridas en julio de 1976 en La Rioja.

Estas dos víctimas eran amigos de Alberto Agapito Ledo, soldado conscripto del Batallón 141 y desaparecido un mes antes en Tucumán, donde había sido trasladado junto a esa unidad al mando de Milani.

Por este caso, el general retirado deberá afrontar otro juicio que se desarrollará en Tucumán, que debía comenzar el 16 de marzo y fue postergado para el 12 septiembre.

“Creemos que hay elementos en esta causa que pueden servir para el juicio de Ledo. Es posible que podamos establecer una conexión entre ambas causas”, subrayó la querellante.