La mesura de Fernández en Legislatura: cayó ley de lemas, priorizan PASO, luego buscan candidato a gobernador y también desesperan al macrismo

Finalmente, la sangre no llegó al río y el justicialismo frustró la sesión extraordinaria que sus propios legisladores provinciales habían convocado para sancionar la ley de lemas, rechazada por la oposición y con la amenaza latente de llevarla hasta la Corte Suprema de Justicia.

El precandidato presidencial Alberto Fernández trajo mesura al peronismo en su visita del martes para que entendieran que se trataba de una mala salida a la feroz interna oficialista por el candidato a gobernador.

Fernández lo habló con el gobernador Sergio Casas, con el diputado nacional Luis Beder Herrera y con el bloque de diputados justicialistas, al compartir la visión de la Casa de Gobierno que las elecciones PASO del 11 de agosto son fundamental para ir con buen oxígeno al 27 de octubre, donde se definirá la presidencia de la Nación y el gobierno provincial.

El ex jefe de Gabinete kirchnerista es un viejo conocedor de los políticos riojanos y especialmente, de los justicialistas debido que han sido actores principales de la vida política local.

Fue además un debut y despedida del vicegobernador Néstor Bosetti que había firmado la convocatoria a extraordinarias el martes y al día siguiente no se sentó para levantar la sesión.

Casas insiste desde hace tiempo que las PASO deben tener un resultado a favor del oficialismo, ya que le dará margen para instalar un mensaje fuerte de cara a los comicios provinciales. Algunos entienden que detrás de ello existe la intención de bendecir a una candidata (Florencia López) en desmedro de otros, pero jura que será por encuesta y consenso.

Pero no solo el peronismo está sin rumbo hacia octubre sino la oposición, ya que hasta ahora Julio Martínez y Alberto Paredes Urquiza no se han puesto de acuerdo de quien encabezará la lista a gobernador.

Convocar a comicios provinciales en coincidencia con las nacionales y que el peronismo luego de las PASO defina su candidato a gobernador desespera al macrismo, ya que los lleva a ellos también a la locura de trascendidos y “operaciones” a favor y en contra.

Desde 1983, el peronismo gobierna la provincia y todo el poder político está en sus manos, ya sea en los departamentos, en la Cámara de Diputados, en la Gobernación y hasta en la justicia. Por este motivo, lo que decida el PJ es gravitante para los representantes del presidente.

Martínez se muestra firme como candidato, ya que cuenta en su interior con Paredes Urquiza, pero sin el intendente de la Capital se le complica su nuevo intento de llegar la Casa de las Tejas.

El intendente capitalino piensa que al radical lo bajarán desde la Casa Rosada y todo el apoyo macrista estará con él. Pero hasta ahora son solo especulaciones y nadie ve que los radicales votarán a un justicialista, como se presenta el jefe comunal en la provincia. El experimento nacional lo encarna Miguel Ángel Pichetto.

Mientras eso pasa, los paredista tienen ilusión de ser considerados por los casistas para sumarlo al proyecto de continuidad como lo pidió Beder Herrera. El plan siempre vigente de Paredes Urquiza es repetir la intendencia.

Alberto Fernández pasó por La Rioja y dejó un mensaje claro: que imiten a Cristina con su paso al costado, sus silencios y sus apoyos sin pedir nada a cambio.