La ley de lemas beneficiaría a Martínez y Paredes Urquiza, pero el gobierno la rechaza porque no puede llevar la fórmula presidencial

Aunque públicamente la oposición la rechaza, Julio Martínez y Alberto Paredes Urquiza se beneficiarían con la ley de lemas para que dentro de las elecciones provinciales salden sus deudas, sin que antes les “cuenten” los votos.

El senador nacional radical y el intendente peronista capitalino están dentro del proyecto presidencial de Mauricio Macri, pero no se pueden poner de acuerdo de quien será el candidato a gobernador macrista.

Ninguno de los dos quiere bajarse, ya que Martínez dice representar al radicalismo asociado a Macri y Paredes Urquiza sostiene que es el hombre del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y del precandidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto respectivamente.

Al igual que el peronismo, en la oposición priman los egos para llegar a un acuerdo, por lo cual la ley de lemas sería la salida elegante, ya que uno ganaría con los votos de los dos contrincantes macristas.

Por una condición opositora, el radicalismo salió al cruce de la iniciativa del bloque de diputados Justicialistas para convocar a una sesión extraordinaria para este miércoles con la idea de tratar la modificación de la regla electoral.

Sin embargo, el gobernador Sergio Casas la rechaza, ya que con la ley de lemas las listas oficialistas no podrían llevar la fórmula presidencial Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, ya que ya pasó el tiempo de las alianzas electorales y es más, sería un locura que tres o cuatro listas a gobernador lleven a un mismo presidenciable.

Y además Casas sostiene que otra vez La Rioja estaría en el ojo de la tormenta como ya pasó con la enmienda constitucional.