Tratan de ordenar la campaña con buenas noticias y sin inmiscuir a la sociedad en la interna peronista

El casismo trató de ordenar este lunes la campaña electoral con vistas a las elecciones PASO, a través de buenas noticias para los votantes, que en su mayoría son empleados estatales.

Luego de la puesta en marcha del plan de la devolución de $1.500 por compras mediante la tarjeta de débito del Banco Rioja, el gobernador desayunó a todos con un incremento salarial de $5.500 que se traduce en un 47% anual para los trabajadores públicos.

Sergio Casas, cuyo mandato vence el 10 de diciembre, convive con la interna propia del peronismo para intentar sucederlo y por eso, utilizó la misma estrategia de lanzar buena onda a la calle por el corazón de los empleados, llamado bolsillo.

Buscó así poner paños fríos a la descontrolada semana pasada que trascendió frontera con el acto en el Sindicato de los Plásticos que lo afectó directamente.

Con una comunidad preocupada por los ingresos salariales, como así también por la inseguridad, centró la segunda parte del año en esos dos temas, que serán los últimos de su gobierno. Por ello, lanzó el plan de seguridad con una inversión de $100 millones.

Los tironeos en el peronismo no solo fue lo visto en los canales de noticias nacionales sino también en la gestión y en la Legislatura.

Este lunes, Casas descartó la sanción de la ley de lemas, fundamentalmente para no tener la provincia en la mira del gobierno nacional con demandas en la Corte Suprema de Justicia, como aconteció con la frustrada enmienda constitucional.

El mandatario riojano, que a su vez es precandidato a diputado nacional, transmitió a los legisladores provinciales, que en su mayoría estaban de acuerdo con sancionar la ley, que avanzar en ese sentido es inmiscuir a toda la sociedad en la interna del peronismo.

Por este motivo, como presidente del Consejo Provincial del PJ y con el acompañamiento del Congreso partidario se podría avanzar en el llamado a internas para después de las elecciones PASO.

Así se pondría negro sobre blanco los nombres que buscan ser los representantes del oficialismo: Ricardo Quintela, Florencia López, Fernando Rejal y Teresita Madera; y hasta el ex gobernador Luis Beder Herrera y el intendente capitalino Alberto Paredes Urquiza, alejados del casismo.

Casas leyó el hartazgo de la sociedad con las peleas sistemáticas del peronismo, entre ellas la provincia con la Capital, y la discusión del interior provincial en la Plaza 25 de Mayo.

La firme posición del gobernador busca reacomodar la campaña y especialmente dejar un mensaje aquellos votantes que están lejos del oficialismo y que escuchan diariamente la falta de proyectos y solo peleas intestinas.