Las indefiniciones de Casas lo enredó en la tela de araña de Beder Herrera: elecciones unificadas en octubre y hasta una ley de lemas

Los malos asesoramientos al gobernador Sergio Casas lo llevó a realizar los deseos del diputado nacional, Luis Beder Herrera, candidato para volver a la gobernación.

La fallida enmienda constitucional, que tuvo hasta el rechazo no público de supuestos aliados del casismo, provocó un desbarajuste en el armado político del gobierno provincial. 

Lo único firme que logró es la precandidatura a diputado nacional sin la garantía de un triunfo por la puja interna del casismo para ser bendecidos en la sucesión. 

El acto del Sindicato de Plásticos fue el corolario del mar de incertidumbres.

Beder Herrera, el político que solo puede pasar del odio al amor en el electorado riojano, había pedido unificar las elecciones provinciales con las presidenciales por la mala imagen de Mauricio Macri. 

El casismo puro lo rechazó, pero Casas lo confirmó públicamente, aunque falta la firma del decreto de convocatoria a elecciones.

Luego el gobierno decidió discutir las candidaturas a gobernador posterior de las elecciones PASO y hubo un coro casista en ese sentido, hasta que los sillazos fueron un tsunami contra a lista de precandidatos a diputados nacionales. 

Las sillas tuvieron nombre y apellido: Sergio Casas, ya que nadie lo relacionó al show que dieron las agrupaciones políticas de los diputados Teresita Madera y Ricardo Quintela.

Y ahora el gobierno puso en agenda una ley de lemas para que los querían ser candidatos, a pesar que el casismo puro no lo avalaba.

El viernes, Beder Herrera reclamó dicha ley en Chepes, al reunirse con un grupo de legisladores provinciales, con el fin de aplacar el volcán del peronismo. Una alternativa que también compartió el vicegobernador Néstor Bosetti. 

Otra iniciativa política es una interna acotada en el peronismo, que lo planteó Beder Herrera en el acto en el sur provincial.

El gran problema que tiene el casismo es que no hay tiempo para instalar a sus candidatos con un Beder Herrera que los arrebató al reunirse con casi toda la dirigencia peronista y la realización de tres actos políticos claves en Capital, Chilecito y Chepes. Ahora viene un acto de la juventud.

Un sector del gobierno reconoce que la intendenta de Arauco, Florencia López, será la bendecida, pero los propios funcionarios casistas anuncian que no trabajarán por ella. 

Hasta cuentan que a horas de la caída de la enmienda, Casas dijo en su despacho que había que trabajar por Lopez. Había funcionarios de primera línea, muchos de los cuales no confirman esas palabras.

El estilo “ni” del despacho gubernamental lo enredó en las tela arañas de Beder Herrera, el dirigente que está desde 1983 en la vida política riojana y conoce hasta los gustos del peronismo y de los que hoy son oposición. De una u otra forma han sido funcionarios o asesores de él.