Con su precandidatura, Calderón le cumple el sueño a Gaspanello como rector de la UNLaR

Siempre se dijo que existió un acuerdo político entre los ex gobernadores Ángel Maza y Luis Beder Herrera cuando fueron socios en el manejo de la cosa pública. Maza debía entregarle el poder a Beder Herrera y eso no sucedió: los resultados son de público conocimiento.

En la Universidad Nacional de La Rioja existe una sociedad política entre Fabián Calderón y José Gaspanello que llegaron a la conducción universitaria, tras la toma de la Casa de Altos Estudios y la destitución del desaparecido Enrique Tello Roldán.

Calderón se hizo un actor público cuando ocupó el Ministerio de Educación de Maza y luego con su caída se recluyó en la universidad. Se posicionó allí como un crítico de Tello Roldán y se asoció con vastos sectores disidentes para que aparezca Gaspanello.

El rector se lanzó a la carrera política mediante una agrupación intermedia que terminó en acuerdo con el gobernador Sergio Casas, para que ambos integren la lista de precandidatos a diputados nacionales junto a la ex senadora kirchnerista Hilda Aguirre de Soria.

Calderón es un crítico de la gestión del presidente Mauricio Macri y del neoliberalismo, y refleja el modelo de Cristina Fernández de Kirchner en las acciones de su gobierno.

Ahora pidió licencia en la UNLaR para dejarle el protagonismo a su socio Gaspanello que cumple su sueño de ser rector.

El ex ministro de Educación mazista cuenta con pocas chances de ingresar, pero trabaja codo a codo con el casismo, salvo que el arreglo sea que luego renuncie el actual gobernador como diputado nacional.

En Vinchina, Calderón consideró que “estamos en la lista del Frente de Todos porque entendimos los universitarios que debíamos involucrarnos en políticas públicas, que no basta con llevar adelante la gestión de una institución, sino que también tenemos que salir a las calles, dialogar con nuestra gente para decirles los riesgos que hay en este tiempo, como el no poder avanzar en la educación pública en nuestro país”.

Igualmente aportó dos datos, uno de ellos es que el Observatorio de Políticas Sociales de la Universidad Nacional de Avellaneda, establece que, desde marzo del 2018 hasta la actualidad, se perdieron 268 mil puestos de trabajo, es decir, un puesto cada 2 minutos. El otro dato fue que la pobreza en la Argentina creció por encima del 30% y hoy de dos niños uno es pobre.

Declaró que “estos son los actos más violentos que tenemos en el país, es la realidad más dura que golpea las fuentes de trabajo, a las familias e instituciones que vemos desfinanciado nuestros lugares para crecer. De esos actos de violencia la oposición no habla, no fueron capaces en estos años de luchar por el presupuesto y por la educación”.

“Estamos para recuperar los fondos y poder luchar entre todos por un estado que queremos recuperar, poder ampliar políticas públicas que pongan en eje de discusión la educación, seguridad y empleo. Tenemos que acompañarnos entre nosotros, los compañeros del campo nacional y popular para que con Alberto y Cristina triunfemos y digamos sí a las tres bancas en la Nación”, sintetizó.