Todos quieren ser gobernador en el PJ y Luna Corzo se encamina a la Intendencia

En el peronismo gobernante todos quieren ser gobernador, de los cuales muchos no poseen un proyecto de gobierno y nula experiencia en la administración, como el pago de sueldos mensuales que ronda los $2 mil millones.

Es válida la pelea política por un cargo, pero también es fundamental el armado de un equipo de gobierno y tener presente que los próximos cuatro años serán más difíciles que los actuales en una Argentina endeudada por 100 años, a raíz de la política del presidente Mauricio Macri.

La primera decisión que se deberá tomar, a partir del 10 de diciembre, será la reducción del 30% de los presupuestos nacional y provinciales para garantizar el pago de la deuda externa, algo que se ve lejos por la sociedad, pero que les afectará directamente.

La Rioja, una provincia que depende casi exclusivamente por los recursos nacionales, como otras jurisdicciones, deberá estar preparada para enfrentar ese panorama turbulento.

Todos piden pista para suplantar a Sergio Casas en la Gobernación, mientras que desde el Ministerio de Educación se piensa por la Intendencia capitalina, el principal departamento de la provincia y un lugar de lucha de los últimos jefes comunales con los gobernadores de turno.

Las peleas desde allí con la provincia han sido una constante con Luis María Agost Carreño, luego Ricardo Quintela y ahora Alberto Paredes Urquiza. Hasta la vivió Mario Santander.

El ministro de Educación, Juan Luna Corzo, se proyecta desde el gobierno provincial para llegar al Palacio Municipal, que hoy administra el paredismo.

Hasta ahora por pintadas, el vicegobernador Néstor Bosetti se muestra como aspirante, al igual que la quintelista Alcira Brizuela. Mientras tanto, Paredes Urquiza dice que quiere ser gobernador y dentro de su estructura no aparece nadie para que siga con su proyecto.

Luna Corzo fue estrella principal de los famosos Beder Boy´s, jóvenes profesionales que el ex gobernador Luis Beder Herrera incorporó a la política. Pasó por la Secretaría General de la Gobernación y fue artífice de distintas políticas bederistas, y hoy se mantiene en el área educacional de casismo.

El ministro de Educación se rodeó de jóvenes dirigentes que no han sido contenidos por las viejas estructuras peronistas y diseñan el armado de la campaña electoral para llegar a la Municipalidad, que está a punto de declararse en default.

Con el paso de las administraciones municipales ha crecido la masa salarial, pero no los recursos, ya que el capitalino es reacio para abonar los impuestos, salvo cuando se los impone en las boletas de luz y agua potable.

Administrar la Municipalidad requiere cintura y realismo, y fundamentalmente no trabajar desde el primer día como candidato a gobernador sino que la gestión sea el trampolín. Hasta ahora eso no se ha visto.

Con un estilo particular, mientras el peronismo se desangra por la gobernación, Luna Corzo se posiciona como el único candidato a intendente del casismo.