El intendente de la Capital se “borró” de la campaña por las PASO y Martínez queda solo como macrista

El intendente capitalino Alberto Paredes Urquiza, aliado peronista del presidente Mauricio Macri, se “borró” de la campaña electoral por las PASO en el marco de las vacaciones de invierno.

Paredes Urquiza se tomó el receso invernal como todos los empleados municipales y dejó solo en la calle a su supuesto socio, el senador nacional radical y ex ministro de Defensa, Julio Martínez.

Así Martínez hace los deberes ante la Casa Rosada para reafirmar su candidatura a gobernador por el macrismo en las elecciones provinciales del 27 de octubre.

El intendente capitalino se quedó con el abrazo del senador nacional Miguel Ángel Pichetto, precandidato a vicepresidente del macrismo.

El legislador nacional se comprometió a impulsar la candidatura de Paredes Urquiza, pero la Casa Rosada está focalizada en salir airosa de las PASO para buscar luego la reelección presidencial.

Por ello, Martínez recorre las pocas obras financiadas por la Nación en La Rioja, como la ampliación del aeropuerto riojano. Lo hizo en compañía de la precandidata a diputada nacional Cristina Salzwedel, la concejal Karina Maldonado y el titular del Plan Belgrano, Daniel Vilte.

El senador se mostró “maravillado por esta imponente obra, que cambiará para siempre la experiencia aeroportuaria en la provincia. Hoy hay más de 130 personas trabajando y con la construcción del parking habrá más de 200 riojanos trabajando”.

Al respecto, destacó que “lo interesante es la oportunidad que este aeropuerto nos brindará porque será la puerta de entrada a La Rioja que viene, que nos traiga un millón de turistas que nos generen de 20 a 30 mil puestos de trabajo.”

Martínez calificó a la obra “como una de las importantes de los últimos tiempos. Su importancia estratégica para el desarrollo turístico provincial y su gran inversión así lo demuestran”.

La obra comprende la construcción completa de un moderno edificio para el Aeropuerto Vicente Almandos Almonacid, que lo convertirá en uno de los más modernos del noroeste argentino.

El recorrido estuvo realizado junto al encargado de la empresa constructora y el jefe de la estación.

El proyecto contempla la reconstrucción total de una nueva terminal de pasajeros. Se dividirán en tres etapas: terminal, parking (actualmente en su proceso final de licitación y próxima a comenzar) y plataforma.

Los trabajos tendrán una duración de 12 meses. La nueva terminal de pasajeros no afectará la funcionalidad, ya que mientras dure la obra, el aeropuerto seguirá operando desde la Terminal existente.

Los encargados del proyecto explicaron que utilizará como material principal la piedra laja de la zona, vidrio, y que la misma con tecnología de última generación y 12 paneles solares que producirán agua caliente para los sanitarios, entre muchas otras mejoras.