El bederismo reimpulsa la ley de lemas o interna en el justicialismo por la candidatura de Florencia López

Mientras el gobierno recibió otra encuesta sobre las precandidaturas a gobernador por las elecciones provinciales del 27 de octubre, cuyo decreto no se oficializó, el Justicialismo es un hervidero por el avance de la intendenta de Arauco, Florencia López, para encabezar la boleta del oficialismo.

López -quien estuvo este martes en Chilecito- ratificó su precandidatura a gobernadora, pero priorizó el trabajo electoral del gobernador Sergio Casas, quien encabeza la lista a diputados nacionales del peronismo, mientras que el sector liderado por el ex gobernador Luis Beder Herrera volvió a la carga con la sanción de la ley de lemas en la Legislatura, aunque no cuenta con los votos, o convocar a una interna en el Partido Justicialista, cuyo tiempo es muy acotado.

Beder Herrera mantiene una excelente relación política pública con los legisladores Marcelo del Moral, Jorge Salomón, Raúl Andalor y se incorporó oficialmente Ricardo Quintela (que tuvo que salir a desmentir una supuesta enfermedad), luego que lo recibió en su campo.

Hasta ahora son sólo esos los diputados, mientras que Teresita Madera habló con el ex mandatario, a través de un emisario en Buenos Aires días atrás. Otro que se hará ver este viernes con Beder Herrera será Claudio Saúl en Chepes.

Por su parte, los intendentes se mantienen prescindentes de las apetencias bederistas. El único referente departamental municipal que se transformó en el operador bederista es José Aparicio, jefe comunal de Sanagasta, que deja su cargo este año sin posibilidades de reelección.

Casas reiteró que la prioridad del gobierno son las elecciones PASO y luego se discutirá por una fórmula de consenso a gobernador y vice dentro del peronismo, que él preside. Sin embargo, el paso del tiempo desespera especialmente al bederismo y sus aliados.

El casismo resalta que “si pierde el gobernador, el peronismo no volverá a gobernar por 16 años en La Rioja”.

El último sondeo que recibió la Casa de Gobierno marca criterios que se discuten en voz baja: los históricos dirigentes peronistas tienen un techo (es decir que existe un vasto sector de la sociedad que no los vota) y de ellos también una alta imagen negativa. Nadie de los conocidos supera el 30% de intención de voto.

El primer piso de la Casa de las Tejas explica que la fórmula de consenso no debe ser solo dentro del partido gobernante sino también que tenga el visto bueno de los votantes, ya que hay un hartazgo social por las mismas caras desde hace 30 años en el peronismo.

Esos dos pensamientos desatan actos de desesperación en el oficialismo, ya que las nuevas caras que impulsa Casas tienen un porcentaje de desconocimiento en la sociedad, pero baja imagen negativa (es decir de rechazo) en el peor momento para hacer campaña, a raíz de la crisis social y económica del país.