El peligroso vacío del peronismo a la precandidatura a diputado nacional de Casas

Sergio Casas llevó al límite la discusión de la candidatura a gobernador y vice en el peronismo que le puede jugar en contra en las elecciones PASO del 11 de agosto. El gobernador es el primer candidato a diputado nacional por el oficialismo y casi nadie habla de él y menos hace campaña para que salga airoso de las urnas de las primarias.

Casas puede perder, pero siendo el primer mandatario provincial se podría transformar en un cachetazo a su vida política, como ya le pasó al ex gobernador Luis Beder Herrera cuando el justicialismo lo dejó a la buena de Dios y perdió frente al desaparecido radical Héctor Olivares.

Salvo la publicidad obligatoria en los medios reconocidos por la AFSCA el silencio es peligroso para el hombre de San Blas que gobernó los últimos cuatro años en la provincia.

Ricardo Quintela recibió a Luis Beder Herrera para dejar un primer mensaje de unidad en el peronismo con la ilusión que se sume Alberto Paredes Urquiza, como así también otros a ese grupo de históricos dirigentes.

El ex gobernador hace campaña por la fórmula presidencial de los Fernández y por Casas, pese al distanciamiento con la Casa de Gobierno.

Salvo excepciones los demás funcionarios como dirigentes brillan por su ausencia en la campaña más pobre de discurso en la vida democrática.

Es una sensación rara en el peronismo gobernante, ya que esconde hasta al candidato presidencial que llegará este martes a La Rioja al llevarlo a un pequeño recinto al mejor estilo macrista.