Política

Milani acusó a las querellas y a la Fiscalía de “implantar testigos falsos”

El ex jefe del Ejército César Milani acusó a las querellas y a las Fiscalía de “implantar testigos falsos”, durante la declaración que dio hoy ante el Tribunal Oral Federal de La Rioja, que lo juzga por los secuestros y las torturas que padecieron Pedro Olivera y su hijo, Ramón, durante la última dictadura militar.

Fuentes de las querellas revelaron a Télam que el general (RE) se refirió concretamente durante su declaración a Oscar Schaller, hijo del fallecido Plutarco Schaller, un periodista del diario local El Independiente, que también denunció al militar.

Oscar Schaller declaró en otra audiencia de este proceso oral y público que durante la dictadura estuvo detenido en el Batallón de Ingenieros 141, y que Milani, quien entonces tenía el grado de subteniente, fue quien lo liberó.

Milani, quien comandó el Ejército durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuestionó en su testimonio a la familia Olivera, unas de las querellas que tiene esta causa, al considerar que “colaboran con poderes mediáticos” que buscan “incidir” sobre las decisiones judiciales.

El militar volvió ante los jueces a insistir en su inocencia; negó haber participado en los hechos que se le imputan y volvió a reiterar que es “un perseguido político”.

Está previsto que el 25 de julio, las querellas comiencen a presentar sus alegatos, y un día más tarde lo haga la Fiscalía, en tanto que la sentencia podría fijarse el 9 de agosto.

Milani comenzó a ser juzgado en La Rioja el 3 de mayo y presenció la primeras audiencia de este juicio por teleconferencia desde Campo de Mayo, donde se encuentra detenido por diversas causas.

El 17 de mayo, brindó su su primera declaración, y tras negar los cargos alegó que “nunca” había “matado, secuestrado ni torturado a nadie”.

El militar retirado está acusado de haber participado en un operativo para secuestrar y luego someter a tormentos a los Olivera.

En este proceso también está acusado de encubrimiento el ex juez federal Roberto Catalán, que ofició como magistrado durante la última dictadura militar y tiene una condena por delitos de lesa humanidad.

La querella sostiene que Pedro Olivera (quien murió en 1999) durante su cautiverio sufrió un accidente cerebrovascular en medio de una sesión de tortura, y luego fue abandonado por sus captores en su domicilio, donde días antes había sido secuestrado. 

Ramón, quien recuperó la libertad durante la dictadura, denunció los hechos por primera vez en 1984 ante la Comisión Provincial de Derechos Humanos de La Rioja y ratificó sus dichos en la causa que se inició en 2013 contra Milani.

En este juicio existe una causa acumulada que tiene que ver con las desapariciones de César Minué y Adán Díaz Romero, ocurridas en julio de 1976 en La Rioja.

Estas dos víctimas eran amigos de Alberto Agapito Ledo, soldado conscripto del Batallón 141 y desaparecido un mes antes en Tucumán, donde había sido trasladado junto a esa unidad al mando de Milani. 

Por este caso, el general retirado deberá afrontar otro juicio que se desarrollará en Tucumán, que debía comenzar el 16 de marzo y fue postergado para el 12 septiembre.

Además, Milani está acusado desde 2016 de enriquecimiento ilícito y la semana pasada fue llamado a indagatoria por la fiscal federal Alejandra Mangano, quien investiga la presunta participación del militar retirado en operaciones irregulares para la compra de materiales en los Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: