Saltar al contenido

El invierno se vive con intensidad en los parques nacionales del norte andino

Los parques nacionales del norte andino, Los Cardones y Calilegua, ofrecen para esta temporada de invierno un paisaje pleno de contrastes, cultura originaria, gastronomía local y senderos que atraviesan una exuberante geografía.

Desde el norte andino, el Parque Nacional Los Cardones es una de las tres áreas protegidas nacionales con las que cuenta Salta y tiene su puerta de acceso en el sector más elevado de la Cuesta del Obispo, por la que se accede al centro operativo Piedra del Molino y al Valle Encantado.

Desde allí por la recta del Tin Tin se pueden recorrer diversos miradores y senderos, entre ellos se impone un sector de diez mil hectáreas cubiertas por más de medio millón de cardones o pasacanas.

En las alturas circundantes, el Nevado de Cachi se erige como guardián de los Valles Calchaquíes, que con sus casi 6.400 metros de extensión es el punto de referencia de los visitantes que recorren los circuitos locales.

A sólo diez kilómetros antes de llegar a Cachi, el centro turístico más conocido de esta zona de la Ruta Nacional 40, se encuentra Payogasta.

Es una antigua población que alberga la sede administrativa del Parque e invita a comenzar la mágica travesía por los sabores de la gastronomía regional, con platos tanto dulces como salados que incluyen ingredientes tradicionales: cordero, queso y leche de cabra, maíz, quínoa y las especias recién elaboradas como condimentos para sazonar.

En la vecina Jujuy, una selva única crece al oriente de los Andes justo bajo las planicies de altura de la Puna: las yungas.

Se extiende por las distintas alturas de los faldeos entre los 400 y 3.000 metros sobre el nivel del mar, representando una variedad de ambientes en diferentes estratos de vegetación, integrados por flora y fauna específica: más de doscientas especies de árboles, ochenta de helechos, cien especies de mamíferos, quinientas de aves y más de treinta de anfibios.

Al ascender por la sinuosa Ruta Provincial 83, por la margen norte del Río San Lorenzo desde la Ruta Provincial 34, se ingresa al Parque Nacional Calilegua para conocer los estratos de esta nuboselva y sus 9 senderos habilitados.

La mayoría de los cuales atraviesan la selva pedemontana y parten en las proximidades de la seccional de guardaparques emplazada en el acceso, conocida como Aguas Negras.

Entre ellos se destacan el Sendero Guaraní, un recorrido interpretativo donde aborígenes de la comunidad originaria explican la naturaleza a través de su cosmovisión.

En tanto, el sendero El Negrito, que presenta mayor dificultad que el resto, se inicia a cien metros de la segunda seccional de guardaparques, Mesada de las Colmenas, a 1.200 metros sobre el nivel del mar y con una interesante terraza de observación para el visitante.

Tras recorrer unos 60 kilómetros por la misma ruta se llega a San Francisco, un pintoresco poblado con servicios turísticos básicos y posibilidades de realizar excursiones locales a diferentes atractivos, como las Termas del Río Jordán, o bien seguir viaje hasta Valle Grande y Valle Colorado, la antesala de la Puna jujeña.

Categorías

Sociedad

Grupo Noticias NOA Ver todo

Editor de Rioja Política y Noticias NOA.

A %d blogueros les gusta esto: