Prisión preventiva para ocho policías acusados del crimen de una adolescente en Santiago del Estero

La Justicia de Santiago del Estero dictó hoy las prisión preventiva para ocho policías imputados del “homicidio agravado” de la adolescente de 17 años que fue asesinada de un balazo en la cabeza durante un operativo de efectivos de la fuerza en un barrio de la capital de esa provincia, informaron hoy fuentes judiciales.

La medida recayó sobre los agentes Ramón Mansilla, Juan Carlos Chávez, Fabio Cristian Cooper, Pedro Agustín Barraza, José Ramón Revaneira, Analía Gigena, Cristian Hernán Bravo y el cabo primero José Miguel Abraham, este último acusado de ser quien disparó con su arma reglamentaria contra Silvia Verónica Maldonado (17), madre de un bebé de un mes y de una niña de dos años.

La prisión preventiva por 15 días fue dictada hoy por la jueza de Control y Garantías, María Pía Danielsen, tras escuchar la acusación de la fiscal Erika Leguizamón, en una audiencia realizada en los Tribunales de Santiago del Estero.

A siete de los uniformados se les imputó el delito de “homicidio agravado por su condición de funcionario policial en perjuicio de una menor de edad” y al jefe de guardia de la Comisaría 5ta., Mansilla, por “violación de los deberes de funcionario y encubrimiento”.

La justicia logró determinar que Maldonado dejó constancia que el operativo policial se realizó en el domicilio de calle Teodoro Fells 1819 a las 23.30 del domingo, cuando en el libro de guardia se indicó que la joven baleada ingresó al hospital media hora antes.

El mismo policía tampoco avisó a sus superiores de lo ocurrido durante el procedimiento.

La audiencia de hoy se llevó a cabo bajo un fuerte dispositivo de seguridad por temor a que se produjeran nuevos incidentes como los ocurridos el lunes pasado, cuando familiares y vecinos de la víctima atacaron el edificio de la comisaría 5ta. situado en el barrio Jorge Newbery de la capital santiagueña.

La Justicia sospecha que Maldonado fue herida cuando se negó, junto a otras dos menores, a que los policías realizaran un allanamiento en su casa porque no tenían una orden judicial.

En las investigaciones, las hermanas de la víctima, de 11 y 13 años, serán citadas para que declaren a través de una Cámara Gesell.

Según las fuentes, el operativo policial que terminó con Maldonado baleada se había desplegado tras una denuncia realizada por una vecina, Alejandra Rodríguez, quien dijo que le habían robado una amoladora.

Cuando Maldonado no dejó entrar a los policías y se encontraba parada en la puerta de su domicilio recibió un fuerte golpe en el estómago y un balazo en la cabeza que se sospecha disparó el cabo Abraham, que le provocó muerte cerebral y luego su fallecimiento en el Hospital Regional Ramón Carrillo.

En tanto, los restos de la adolescente fueron velados desde ayer en su humilde casa del barrio Gas del Estado -en el que justamente fue baleada- y sepultados hoy en el cementerio La Piedad, donde más de un centenar de familiares, amigos y vecinos de la víctima reclamaron “justicia”. 

Durante el velatorio, el padre de la víctima, Alejandro Maldonado, denunció que a su hija la mataron “asesinos uniformados” que la dejaron “abandonada en medio de un charco de sangre”.

“Mi hija ensangrentada tuvo que ser trasladada por dos vecinos en una motocicleta al hospital Independencia, porque los policías se fueron en los móviles y nunca la auxiliaron”, expresó.

Al estar involucrados efectivos de la Policía local, desde el Ministerio Público Fiscal resolvieron que las diligencias y peritajes de rigor los lleven a cabo los expertos de Gendarmería Nacional.