Sociedad

Hallan muerta en el río Paraná a una joven que había desaparecido de su casa, en Resistencia

El cadáver hallado el sábado último en las aguas del río Paraná, en el norte de la provincia de Santa Fe, pertenece a Lorena Noemí Romero, la joven de 21 años que estaba desaparecida desde el 10 de junio cuando salió de su casa en la ciudad de Resistencia, Chaco, informaron hoy fuentes judiciales.

Si bien el cadáver fue encontrado el sábado último por un pescador que lo vio flotar en el río, a la altura de la localidad santafesina de Romang, sólo hoy fue identificado mediante sus huellas digitales por efectivos de la División Antecedentes Personales de la Policía de Chaco.

“Se informa que luego de un exhaustivo análisis de las impresiones remitidas por personal del Gabinete Científico de la Provincia de Santa Fe, éstas se corresponden científicamente con las presentes en la ficha proporcionada a esta instancia por el Registro Nacional de las Personas (Renaper) a través de la Policía Federal Argentina. Resultado positivo”, indica el texto difundido por la policía chaqueña al confirmar la identidad de Romero.

Tras el hallazgo, el cuerpo fue trasladado a la Morgue Judicial de la ciudad de Reconquista, donde ayer se le practicó una autopsia ordenada por el fiscal del caso, Leandro Mai.

Los voceros informaron que el cadáver estaba desnudo y mutilado, ya que le faltaban ambas piernas y el brazo izquierdo, estaba muy hinchado y en estado avanzado de descomposición.

La autopsia, en principio, no habría arrojado la causa de la muerte, aunque se descartó que se haya producido por asfixia por inmersión, ya que todo indica que la joven fue arrojada al río ya muerta, añadieron fuentes vinculadas a la pesquisa.

Los mismos voceros agregaron que el cadáver presenta además fracturas en las costillas de ambos lados, que tenía las uñas pintadas de rosado y colocado un anillo en uno de los dedos de la mano derecha.

Lorena era buscada desde el lunes 10 de junio último, cuando salió alrededor de las 20.15 de su casa de calle Fortín Pozos, en barrio Villa El Dorado, rumbo a un kiosco a comprar algo que le encargó su madre, y no regresó.

En el marco de la pesquisa fue detenido tras la desaparición el novio de Romero, identificado por la policía como Ezequiel Ramos (22), aunque fue liberado 48 horas después.

Ayer, los pesquisas realizaron dos allanamientos en Resistencia por orden de la jueza Rosalía Zozzoli, y en uno de éstos secuestraron un Chevrolet Prisma propiedad del tío de Ramos, que reside en una vivienda situada en calle Fortín Alvarado 1050.

El otro allanamiento fue efectuado en una finca de la calle San Lorenzo 1985, donde se secuestró un vehículo Volkswagen que pertenece a un amigo de Ramos.

Una fuente policial dijo que el dueño de segundo auto es el propietario de la casa donde se cree que la noche en la que desapareció Romero estuvo su novio reunido con amigos y que queda muy cerca de la vivienda de la víctima.

Ramos fue detenido el martes por orden de Daniela Meiriño, titular de la Fiscalía número 9 de Resistencia, que tras dos días de mantenerlo detenido en el Departamento de Investigaciones ordenó su liberación debido a que no tenía elementos para imputarlo.

Voceros judiciales dijeron además que la fiscal Meiriño pudo constatar que Ramos no presentaba ni marcas ni heridas que puedan suponer forcejeos o peleas con la víctima, y que además no posee antecedentes delictivos ni denuncias de ningún tipo.

A %d blogueros les gusta esto: