Renunció una funcionaria tucumana investigada por venta de drogas

La subsecretaria de Servicios Penitenciarios de Tucumán, Carina Assad, renuncia a su cargo a raíz de una denuncia que la involucra en el presunto tráfico de estupefacientes dentro del penal de Concepción, al sur de la provincia, según informó el Ministerio de Seguridad provincial.

El ministro Claudio Maley confirmó esta mañana que la subsecretaria Assad presentó en las últimas horas la renuncia a su cargo.

En octubre del año pasado, la Jueza de Ejecución y Sentencias de Concepción, Alicia Merched, presentó una denuncia ante el fiscal federal Carlos Brito por el ingreso de unas 5000 pastillas a la cárcel local, en la que involucraba a la subsecretaria Assad.

Merched tomó conocimiento de esta situación luego de que un informante del penal le avisara que tres internos estaban contando pastillas en el taller de carpintería, que debía estar cerrado en ese momento.

La jueza dio aviso de lo que estaba sucediendo al ministro de Seguridad Maley, quien envió a un grupo de guardias y secuestró la droga.

En la denuncia, la magistrada señaló que fue la funcionaria Assad quien ordenó que se abriera el taller de carpintería durante los fines de semana, donde finalmente fueron trasladados los presos por orden de un oficial.

Según fuentes judiciales, la funcionaria reconoció ante la justicia haber realizado el pedido para que los internos concurrieran a trabajar a la carpintería el fin de semana porque tenían que fabricar una puerta que necesitaba con urgencia, pero dijo que lo más probable es que las pastillas hayan sido arrojadas desde el exterior del penal a través de los muros.

Se suma a esta investigación el caso de la muerte de Jesús Frías, un preso que apareció ahorcado en su celda la semana pasada.

Frías venía denunciando a los guardias del penal por castigarlo físicamente por no querer vender las drogas que ellos le entregaban, e inclusive había sobrevivido a una brutal golpiza la primera semana de mayo, indicaron las fuentes.

Asimismo, Assad aparece mencionada en las causas que investiga el fiscal federal Pablo Camuña por el tráfico de sustancias en el penal de Villa Urquiza, donde dos internos, Gonzalo Giri y Atanacio Ledesma, la acusaron de haber sido la responsable de los ataques por parte de los guardias, por haberse negado a vender drogas que le entregaba el personal de Institutos Penales.