Los subsidios se duplicaron en el primer trimestre al compás de la devaluación

El impacto de la devaluación en el costo del combustible importado fue el factor determinante en el incremento del gasto del Estado nacional en el otorgamiento de subsidios a sectores económicos, que en el primer trimestre tuvieron un aumento del 99,4% respecto del mismo período del año anterior.

De acuerdo con el último informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), el total de transferencias para el financiamiento de gastos corrientes y de capital alcanzó en enero-marzo a $ 52.086,5 millones, con un aumento de $ 25.952,6 millones.

No obstante, la evolución no fue homogénea, ya que los gastos corrientes (subsidios propiamente dichos) tuvieron un incremento interanual de 116,6%, mientras que los destinados a gastos corrientes cayeron 10,5%.

El considerable incremento de los subsidios obedeció fundamentalmente al impacto que la devaluación tuvo en las transferencias destinadas al sector energético, si se tiene en cuenta que en el primer trimestre de 2018 el dólar cotizaba en torno de los $ 20 y aún no había comenzado la devaluación sostenida del peso, iniciada a mediados de abril del año pasado.

Los subsidios al sector energético totalizaron $ 33.982,2 millones, con un alza del 581%, “a pesar de la derogación del Régimen de Tarifa Social Eléctrica vigente en el ámbito nacional y su traspaso a las jurisdicciones provinciales”, apuntó ASAP.

El aumento se explica principalmente por las mayores asignaciones a la Compañía Administradora de Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) que pasó de cero a $15.338,1 millones, y a la empresa Integración Energética Argentina S.A. (ex ENARSA), que incrementó sus transferencias en un 612,4%.

Ambos aumentos fueron explicados por ASAP “por efecto de la devaluación de la moneda nacional sobre el costo del combustible y el aumento del precio del gas importado para el abastecimiento interno”.

También resultaron relevantes las compensaciones a las empresas concesionarias productoras de gas no convencional de la Cuenca Neuquina ( de cero a $2.409,5 millones) y las transferencias a la Entidad Binacional Yacyretá (1.744,3%).

Los subsidios al transporte totalizaron $13.664,7 millones (-13%), concentrados en el transporte ferroviario (+ 27%), canalizados a través de las empresas públicas Operador Ferroviario S.E. ($7.314,7 millones) y la Administradora de RRHH Ferroviarios ($1.089,2 millones) que tienen como objeto atender los gastos en personal de cinco de las siete líneas de ferrocarril.

También se cuentan las transferencias a la empresa privada Belgrano Cargas y Logística S.A. ($313,2 millones i.a.) y a la Administración de Infraestructura Ferroviaria S.E. ($146,6 millones).

En el primer trimestre se observó una caída de $3.845,9 millones (-44%) en materia de subsidios al transporte automotor, lo que se halla vinculado a que para 2019 el presupuesto prevé una reducción de las compensaciones y/o subsidios al transporte automotor a las jurisdicciones provinciales.

Las empresas públicas no vinculadas al transporte ni a la energía demandaron transferencias para sus gastos de funcionamiento por $1.116 millones, $378,3 millones menos que en el primer trimestre de 2018 (-25%), principalmente dirigidas a Radio y Televisión Argentina S.A. ($494,4 millones), la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo -ACUMAR ($150 millones) y Telam SE ($147,5 millones).

Los subsidios destinados al sector industrial, que sumaron cerca de $72,7 millones (-81%), mientras las asignaciones dirigidas al sector rural y forestal (que incluye al sector agroalimentario) fueron de sólo $45,8 millones (-18%).



Categorías:Economía

A %d blogueros les gusta esto: