Las canastas de pobreza e indigencia en CABA aumentaron más que la inflación en marzo

Una familia de cuatro integrantes propietaria de su vivienda en la Ciudad de Buenos Aires necesitó en marzo $ 28.330,36 para no caer en la pobreza, $ 14.019.86 para no ser indigente y por lo menos $ 44.390,24 para ser considerada de clase media, de acuerdo con lo informado hoy por la Dirección General de Estadística y Censos porteña.

De la información suministrada por el organismo estadístico se desprende que tanto la canasta básica alimentaria como la básica total y la total aumentaron el mes pasado más que la inflación del período, que fue del 4,7% en todo el país y del 4% en el distrito.

La canasta básica alimentaria (CBA) que marca el tope de la indigencia tuvo un incremento mensual del 5,26% e interanual del 59,12%, la canasta básica total (CBT), que establece el límite de la pobreza, registró un crecimiento del 5,48% respecto de febrero y del 56,68% en doce meses, en tanto que la canasta total (CT) que en diferentes proporciones determina el sector medio frágil, la clase media y los sectores acomodados, subió 5,57% en el mes y 54,76% en relación con marzo de 2018.

A diferencia del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) que mide solamente los límites de la pobreza y la indigencia, Estadística de la Ciudad reconoce seis estratos sociales en su clasificación.

Una familia de cuatro integrantes que es propietaria de la vivienda que habita necesitó en marzo $ 14.019,86 para no revestir en situación de indigencia y $ 28.330,35 para no formar parte de la pobreza. Para estar dentro del grupo de los denominados “no pobres vulnerables”, la familia del ejemplo precisó de ingresos de entre $ 28.330,36 y $ 35.512,18; desde ese último monto y hasta los $ 44.390,23 pasó a integrar el “sector medio frágil”.

Para ser de clase media, se requirieron ingresos entre $ 44.390,24 y 142.048,75 y desde ese monto en adelante se anotan los “sectores acomodados”.