Facturas de gas: multarán a una empresa por supuestas irregularidades y estudiarán más casos

Ecogas, la distribuidora de gas natural que presta servicio en Córdoba , Catamarca , La Rioja , Mendoza , San Juan y San Luis , fue imputada y será multada por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) por registrar “irregularidades” en el envío de facturas “con consumo estimado” en la ciudad de Río Cuarto . El caso marca un antecedente para otras denuncias contra la empresa por situaciones similares en otros puntos del país.
Son los defensores del Pueblo de distintas ciudades los que están viabilizando las quejas recibidas. Enargas se comprometió a estudiar los casos y actuar en función de lo que auditen.

Los reclamos son previos a este mes, cuando se registra una suba del 34,7% en la boleta del gas, producto del ajuste semestral que se realiza dos veces al año. Una parte del alza llegará en noviembre y en diciembre el aumento será completo.

El defensor del Pueblo de Río Cuarto, Ismael Rins, denunció a Ecogas después de recibir decenas de reclamos de vecinos que recibieron facturas altas con consumos estimados. Enargas ordenó una auditoría, comprobó irregularidades, imputó a la firma y le adelantó a Rins que habrá una multa, cuyo monto todavía no trascendió.

Desde Ecogas indicaron a LA NACION que esperan acceso al expediente para hacer su defensa. Aseguraron que “no se incumplió el reglamento” y que la imputación se hizo en base a 315 casos.

Enargas aclaró que las distribuidoras no tienen autorización para estimar de manera masiva el consumo, sino que pueden hacerlo ocasionalmente en el caso en que les sea imposible acceder a leer el medidor.

En San Juan, en agosto, se inició un proceso similar al de Río Cuarto ya que se detectó una cantidad “inusual” de boletas con estimaciones. Ante la polémica, la empresa confirmó que esas boletas (unas 1500) no debían pagarse y que serían refacturadas. A los que ya la habían cancelado, Ecogas le bonificaría la diferencia en la próxima facturación.

Desde el Enargas insisten en que el reglamento de servicio prevé la lectura estimada para cuando el lecturista no pueda tener acceso al medidor; es un “caso excepcional y restrictivo, que se circunscribe a determinadas veces por año calendario”.



Categorías:Economía

A %d blogueros les gusta esto: