Monseñor Baseotto también rechaza la “beatificación” de Angelelli

Según Adoración y Liberación, Monseñor Baseotto, quien fue literalmente “expulsado” por el entonces presidente Néstor Kirchner, en 2005, por su enérgica oposición al aborto, y que ahora se opone a la “beatificación” de Angelelli.

Monseñor Juan Baseotto, redentorista, Obispo Castrense de la República Argentina (retirado), rechaza de todo punto la mal llamada “beatificación” del montonero Angelelli; y se suma de esta forma a lo que en su hora dijera también Monseñor Aguer.

Hasta ahora son los dos únicos obispos argentinos críticos con dicha medida de Francisco.

Monseñor Baseotto fue literalmente “expulsado” en 2005 por el entonces presidente subversivo Néstor Kirchner, por su enérgica oposición al aborto.

Tras una ardua tarea de investigación y documentación sobre el terreno, junto a esta primicia, podemos ofrecerles, además:

La fotografía del testimonio de Raúl Antonio Nacuzzi, único testigo del accidente en el que perdió la vida el Sr. Obispo de La Rioja, Mons. Enrique Angelelli, en una Escribaníam (y que desmonta de todo punto la falacia del asesinato, que de serlo, tampoco sería por la fe, dicho sea de paso, ya que la tarea de Angelelli era la extensión de la ideología marxista)

Una fotografía de la Carta que le mandara a Monseñor Baseotto, en 2006, el Centro de Estudios Históricos Verdad y Equidad; y que, también, le enviara al entonces Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Bergoglio, ante la que hizo caso omiso, pues en sus planes ya estaba, como pudieron leer ayer, beatificar al obispo colaboracionista con los terroristas marxistas, como por fin va a hacer.

Una fotografía de la nota de Monseñor Baseotto, fechada el 12 de Octubre de 2018, que todavía no ha salido a la luz, y que Adoración y Liberación les ofrece en primicia mundial.

La nota, de la que les acabamos de aportar la fotografía tomada para la ocasión por Adoración y Liberación; y que dada la dificultad que hemos tenido para acceder a ella, no se la podemos mostrar con toda la calidad que quisiéramos, dice lo que textualmente les transcribimos a continuación. Si lo hacemos así, es porque queremos que todos puedan acceder a ella, dada la poca claridad de la foto que hemos tomado, porque no tiene desperdicio:

Carta de Mons. Antonio Juan Baseotto,

de la Congregación del Santísimo Redentor,

Obispo Castrense de la República Argentina (R)

(Fechada el 12 de Octubre de 2018, en la ciudad de Buenos Aires).

He conocido a Mons. Angelelli por los años ’70, cuando era Auxiliar de la Arquidiócesis de Córdoba. Venía a visitar a uno de nuestros sacerdotes, P. Félix Casal, profesor de Sagrada Escritura, quien abrigaba, si no ideas subversivas, sí muy afines a las mismas.

Sí me consta, por esas visitas, que era muy mal chofer, vista la forma que conducía entonces su camioneta cuando venía de la ciudad de Córdoba a nuestro convento redentorista de Villa Allende, casa San Alfonso.

En nuestro ambiente se lo ponderaba por su celo apostólico y cercanía con la gente de su Diócesis de La Rioja. Pero se lo veía con precaución y preocupación muy cercano a grupos de ideología subversiva.

Las fotografías que, pasados unos años, me hicieran llegar, confirman ese malestar.

Pasé después de Córdoba (1973– 1974) a Añatuya hasta 2002.

Ahí conocí de cerca a Mons. Witte, quien había investigado por medio de gente especializada los hechos de su antecesor, y abrigaba el mismo temor: complicidad con medios subversivos… y muerto en un accidente.

En el 2002 fui nombrado Obispo Castrense. En este ambiente, nuevo para mí, noté malestar por las interpretaciones de la muerte de Mons. Angelelli.

Sé que quien hoy está detenido (Comodoro Estrella) lleva con altura su situación, pero niega totalmente la versión oficial de asesinato perpetrado por las Fuerzas Armadas.

Me toca visitar con cierta frecuencia a los militares presos.

Sé que la beatificación de Mons. Angelelli como mártir les va a hacer tambalear a más de uno en la Fe. Y estoy constatando en muchos cristianos bien formados que abrigan, como yo, una duda muy seria acerca de este supuesto martirio.

Ciertamente, si hubiera sido muerto por los militares, no habría sido por su Fe, sino por su compromiso con las fuerzas de izquierda, entonces operantes en La Rioja y hoy, en el poder, al que han llegado muy hábilmente.

Por todo esto y por las consecuencias hoy previsibles de desorden que acarrearía tal beatificación, creo que no solo es errónea sino también traería consecuencias lamentables para la paz en Argentina.

CABA 12 X 2018

+ Mons. Antonio Juan Baseotto
C. Ss. R.
Obispo Castrense de la Argentina (R).

Pues esto es lo que hay.

Ya son dos Obispos de Argentina los que se oponen a este ultraje para el catálogo de los santos que es la beatificación de Angelelli.

Y otro muchos que son conscientes de esta barbaridad, pero callan.

Nosotros no podemos aportar más documentación, ni gritar más fuerte que esto es una barbaridad doctrinal, eclesial, teológica, canónica y pastoral.

Y seguiremos haciéndolo.

A pesar de estar convencidos de que, con todo y con esto, desgraciadamente, Bergoglio beatificará a Angelelli, como también hemos adelanto en exclusiva, el próximo 26 de abril de 2019.

Dios no lo quiera.



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: