La carne aumentó 1,8% en julio y enel año acumula una suba de casi 20%

Los precios de los distintos corte de carne vacuna mostraron el mes pasado un alza del 1,8 por ciento con respecto de junio mientras que en referencia a julio de 2017, este se ubicó en un 26,7 por ciento. La peor parte se la llevo los niveles socioeconómicos más bajos donde el producto de primera necesidad se incrementó el 2,3 por ciento. En lo que va del año acumula un alza del 19,5%.

Los datos fueron consignados en un trabajo del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) que señaló que los aumentos en los barrios de niveles altos y medios fue más “moderada”; del 1,6% y 1,4%, respectivamente.

El relevamiento hecho sobre las carnicerías que componen el 73% de la muestra, exhibió precios que mostraron incrementos moderados del 1,8% sobre junio y del 28,7% en relación interanual. Sobre los supermercados, que abarcan el 27% restante, el alza fue del 1,7% y del 19,8% respecto de julio de 2017.

Operadores del mercado, coincidieron en que el motivo de la suba tiene explicación en la fuerte demanda que se viene dando por parte de la exportación para comprar vacas. Esta categoría marca de alguna manera el piso de los valores en el mercado. Su precio empezó en julio en torno de los $29 por kilo vivo y finalizó en los 33 pesos. La ganancia fue del 14% mientras que en junio había subido casi un 20 por ciento.

Los consignatarios consultados advirtieron que la firme demanda se vio frenada por la poca llegada de vacas en las últimas semanas de junio. Esto es porque muchos ganaderos estuvieron haciendo tactos (ayuda la eficiencia productiva), que con las últimas heladas que hubo demoro su salida. Dicho trabajo toma entre 30 a 40 días lo que afecto los valores de las demás categorías, es por eso que se vieron alzas que llegaron a las carnicerías.

Según el Ipcva, el precio de la carne de novillitos mostró subas del 2,9% mientras que la carne de vaquillonas y terneras mostró precios que exhibieron alzas leves, que resultaron de un 0,9%, con respecto a junio de 2018.

Al analizar algunos cortes, el trabajo mostró que por ejemplo la cuadrada (milanesa) tuvo un alza de casi $4 al pasar de $170 el kilo en junio a los actuales $174. La suba fue del 2,3 por ciento. Al comparar con los canales de venta, la carne picada en los supermercados se vende a un precio de $18,60 más económico, mientras que para el asado los supermercados ofrecen el producto a un precio inferior en cerca de $19 por kilogramo al de las carnicerías.

Respecto de las otras carnes, la de cerdo tuvo un aumento en julio del 1,9% mientras que la aviar se mantuvo sin cambios al apenas moverse 0,1 por ciento. El mes pasado había subido el 9,3 por ciento.

 



Categorías:Economía

A %d blogueros les gusta esto: