Crean un registro para facilitar el acceso al agua y la electricidad a unas 400.000 familias


Con la firma del presidente Mauricio Macri, el Gobierno estableció hoy por decreto la creación de un registro de “barrios populares” (villas y asentamientos), sobre la base de un relevamiento hecho por organizaciones sociales como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista Combativa (CCC) y Barrios de Pie, junto con sectores de la Iglesia y la organización Techo.

Junto al relevamiento, el Gobierno establece el comienzo de la entrega, para el más de millón y medio de censados, de los denominados certificados de vivienda familiar, con los que los beneficiados podrán acceder a servicios como agua y electricidad de manera legal.

“Venimos a ordenar la situación en 4100 barrios que hemos relevado. A esas familias se les dice, por primera vez en la historia, que se les reconoce que viven allí”, afirmó a LA NACION uno de los ministros que se encargaron del proyecto, que incluyó a Rogelio Frigerio (Interior), Carolina Stanley (Desarrollo Social) y al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

El trabajo de las organizaciones sociales aún no terminó, pero en los 3725 barrios que ya fueron relevados viven más de 400.000 familias, y un total de 1.340.272 personas. “Nos sorprendió el escaso porcentaje de mayores de 65 años que viven allí (un tres por ciento del total), y que más de la mitad tiene menos de 35 años”, afirmó, preocupado, otro ministro que participó de las reuniones previas a la firma del decreto, ayer, en la quinta presidencial de Olivos.

A partir del 8 de junio, la extensión de certificados (que estará a cargo de la Anses) tendrá sus pruebas piloto en tres rincones del país: dos en el conurbano (San Isidro y Lomas de Zamora) y uno en la provincia de Corrientes (Villa Albertina).

“Se eligieron estos distritos porque son muy diferentes entre sí, a ver cómo funciona el sistema”, expresó uno de los responsables de la iniciativa.

El universo relevado es enorme: sólo en la provincia de Buenos Aires se detectaron 1612 villas o asentamientos, 333 en Santa Fe y 264 en Chaco, por citar sólo los números más altos. En provincias como Santa Cruz, los barrios populares relevados fueron sólo 5, y en La Rioja, 14.

“Más de la mitad de los barrios nació antes de 2000, y un cuarto del total es posterior a 2010”, afirmaron desde el Gobierno, en crítica a la última etapa del kirchnerismo. “Esto demuestra que muchas veces las soluciones a estos problemas no llegan sólo dando dinero, porque hay problemas estructurales que llevará años solucionar”, afirmaron cerca de Stanley. Los gobernadores e intendentes fueron consultados y les pidieron permiso para efectuar el relevamiento, puntualizaron fuentes oficiales.

Desde el Gobierno negaron que los beneficiarios estén obligados a alguna contraprestación a cambio del certificado. También tomaron distancia de la entrega de títulos de propiedad a cada poseedor de una casilla o terreno en un asentamiento, “porque eso requiere una maraña de trámites de tal complejidad que no se analizó en esta etapa”. Otro ministro afirmó que “se busca además que esto no se transforme en un negocio de compra y venta de certificados, por eso se le da a cada persona y es intransferible”, agregaron.

Dos ministros aclararon a LA NACION que los beneficios que se ofrecen no serán “a cambio de que los piqueteros no corten más la 9 de Julio”.

Los movimientos sociales, en tanto, se mostraron conformes con la iniciativa, de la que también se hicieron dueños. “Estamos contentos, hicimos un trabajo fuerte el año pasado de relevamiento y se empiezan a notar los resultados. Ésta es una etapa en la que da resultados construir propuestas para que el Gobierno las tome, porque no se le ocurren muchas ideas en relación con la situación social y cómo mejorarla”, afirmó a LA NACION Daniel Menéndez, dirigente de Barrios de Pie.

Menéndez también descartó que este trabajo conjunto limite las protestas contra el Gobierno. “El deterioro social es muy grande. Y el Gobierno tomó la emergencia social, la ejecutó, el problema es que al no haber trabajo siempre hay necesidades que atender. Vamos a expresar esos problemas mientras la curva de deterioro social no se revierta”, advirtió el dirigente de Barrios de Pie, una de las agrupaciones más activas en la protesta callejera.



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: