La Rioja, hacia un desarrollo sostenible

 La provincia de La Rioja apostó en la última década a lograr un desarrollo genuino a partir de la producción primaria. Fomentar el desarrollo de las economías locales desde una visión de sustentabilidad ambiental es el desafío.
La provincia enclavada en la diagonal árida del continente, con el 60% de su superficie marcada por el relieve montañoso, históricamente ha visto su producción limitada; sin embargo las nuevas tecnologías, sumadas a las nuevas oportunidades globales han abierto un camino de esperanza para la economía regional y el impulso de nuevas oportunidades tanto para el crecimiento económico como para el desarrollo humano.

El gobierno provincial, con la meta puesta en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ha impulsado un modelo económico único en el país que contempla la conformación de empresas con capital estatal mayoritario, con el objetivo fundamental de movilizar la economía provincial y en particular la de sus pueblos del interior, a través de la inversión.

El Estado es quien da el puntapié inicial tomando un rol protagónico direccionando recursos para activar el sector productivo, con el claro objetivo de la creación de puestos de trabajo genuinos, el arraigo de la población en la ruralidad, la generación de mano de obra indirecta, la valoración de la cultura del trabajo, la motivación al sector privado de crear empresas satélites complementarias y la construcción de las bases para convertir la provincia en un polo productivo agropecuario y energético, que atraiga a capitales privados, fomentando la integración de productores primarios y dinamizando la economía interna.

Todos estos elementos constituyen un modelo revolucionario de una nueva Rioja, productiva y sustentable. Esta iniciativa del Gobierno provincial, busca fundamentalmente fortalecer el concepto de “industrialización de la ruralidad” y la producción con valor agregado.

Energía eólica

En este marco la provincia lidera el mercado nacional y latinoamericano de energías limpias, a partir del Parque Eólico Arauco SAPEN, con una generación actual de 50MW y con un plan de ampliación, que una vez finalizados todas sus etapas, estará generando 300 MW. Gracias a este proyecto visionario, La Rioja coloco en el mercado internacional el primer “Bono Verde” de la Argentina.

La importancia de esta iniciativa radica no solo en la generación de energía renovable sino que además, equilibrara el costo energético para la producción, la industria y las pymes, logrando competitividad y generando condiciones más propicias para la instalación de nuevos emprendimientos que incrementen la masa laboral, punto clave para el desarrollo provincial.

Esta iniciativa, es sin dudas, el mejor indicativo de que para el gobierno provincial, el ambiente es política pública; y el desarrollo sustentable el camino.

Producción sustentable

Sin embargo el desafío no termina aquí, el ambiente es un sistema complejo, el cual hemos intervenido por décadas produciendo desequilibrios que la naturaleza nos está cobrando. La desertificación, la pérdida de biodiversidad, son algunos de los problemas con los cuales nos enfrentamos y a los cuales debemos prestar atención si queremos alcanzar los compromisos adquiridos en los objetivos del milenio. La pobreza, la migración hacia las ciudades, la falta de oportunidades son algunas de las consecuencias de los abusos que hemos hecho de los recursos naturales.

Por ello la política de desarrollo agroindustrial que lleva adelante el gobierno provincial, se debe complementar con un claro accionar en materia ambiental que garantice la sostenibilidad de los ecosistemas y la permanencia de los servicios ambientales que prestan.

En este campo, estamos haciendo hincapié en la protección del bosque nativo, mediante el control, políticas de fomento de buenas prácticas y también a través de la tecnología de punta, con el Centro de Biotecnología Vegetal Riojana BioVida SAPEN, que entre otras actividades desarrolla un programa de Micro propagación de algarrobos, con el fin de reforestar áreas degradadas. Cuenta además con un banco de germoplasmas de variedades de especies de interés comercial para la región, como así también de especies forestales nativas, cuyo objetivo es poder acercar al productor plantas de una mayor calidad genética y sanidad.

Otra línea que se está trabajando en aporte directo a la sustentabilidad, es en relación al uso adecuado de agroquímicos y sus desechos, con un doble propósito: por un lado, minimizar la contaminación de suelos y agua; y por el otro acercarnos a una producción orgánica con el consiguiente valor agregado en los mercados externos.

Para ello en conjunto con las demás áreas de gobierno competentes, se planea desarrollar programas de buenas prácticas ambientales para el sector agropecuario que contemple la incorporación de biocontroladores de plagas, registro y disposición adecuada de envases de fitosanitarios, entre otros; todo ello en concordancia con el espíritu de ley N°27.279 de presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión de residuos de envases vacios fitosanitarios promulgada en octubre de 2016.

Si comprendemos al ambiente como un todo complejo, del cual somos solo una ínfima parte; si entendemos el cambio de paradigma, en el cual la naturaleza no está para servirnos de ella, sino que nosotros debemos estar a su servicio, tendremos futuro, y podremos estar tranquilos con el deber ético y constitucional de entregarles a nuestros hijos un planeta vivo y cargado de oportunidades. 
Por Santiago Azulay, secretario de Ambiente de La Rioja

Para Noticias AgroPecuarias



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: