“Está de moda matar mujeres”: la brutal amenaza de un empleado público

Tomó del cuello a una mujer. Se mostró en su momento de gloria por la cantidad de feminicidios que se registran en Argentina


Una joven presentó en La Rioja una denuncia contra un empleado del Registro Civil de la provincia que la tomó del cuello con sus dos manos y en tono amenazante le dijo: “¿Viste que está de moda matar mujeres? Es mi momento de gloria”.

Así lo confirmaron hoy fuentes de la investigación, al señalar que la denuncia fue presentada por Agostina Almonacid Bordón ante la seccional de policía de la localidad de Vinchina, contra un empleado de la delegación registral.

El hecho fue cometido ayer al mediodía en la oficina del Registro Civil de Vinchina, distante 300 kilómetros al oeste de la capital riojana, y la denuncia policial fue presentada una hora después por la joven en la comisaría. 

En su presentación, la joven, de 18 años, manifestó que concurrió a esa oficina pública de la provincia para conocer si había llegado su nuevo DNI y fue atendida por el único empleado que tiene el organismo en el pueblo, un hombre de unos 48 años, explicó el padre de la víctima.

De acuerdo con la denuncia, el empleado la tomó del brazo para hacerla ingresar al interior y le reclamó unos papeles. En ese marco, cuando se encontraban solos en el salón del Registro, el hombre tomó a la joven del cuello con ambas manos y le dijo: “¿Viste que está de moda matar mujeres? Es mi momento de gloria”.

La joven explicó a la policía que en ese momento no pudo reaccionar “porque estaba en estado de shock” y señaló que el empleado la soltó cuando llegó otra persona y comenzó a golpear la puerta para que la atendieran. El padre de la víctima, Cristian Almonacid, completó hoy el testimonio desde Vinchina en diálogo con radios riojanas y dijo que horas después del incidente, cuando regresó a su casa, se encontró con que el empleado del Registro Civil había llegado a la vivienda supuestamente con la intención de “aclarar” la situación.

En la investigación interviene el juez de turno de la zona, Marcelo Carrizo.

El magistrado ordenó de inmediato que se impute al empleado del Registro Civil en una causa con el artículo 89 del Código Penal por infracción a la ley 26.485 de Violencia de Género.

Esa norma impone prisión de un mes a un año al que causare a otro, en el cuerpo o en la salud, un daño que no esté previsto en otra disposición del Código Penal. Ni las autoridades del Registro Civil ni el ministerio de Gobierno y Justicia, de donde depende esa repartición, se pronunciaron sobre el caso.

Por Agencia DyN 



Categorías:Sociedad

A %d blogueros les gusta esto: