“Milani tiene mucho que ver con la desaparición de Ledo”

El querellante de la familia del soldado riojano visto por última vez en Tucumán dijo que hay pruebas contundentes contra el general kirchnerista.

 

Bernardo Lobo Bugeau, querellante en la causa que involucra al general kirchnerista César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani por la desaparición de un conscripto riojano en 1976, expresó que el militar tuvo activa participación en este hecho y otros durante el terrorismo de Estado que imperó en el país. El letrado señaló que el entonces subteniente Milani fue el que confeccionó la falsa acta de deserción del soldado Alberto Agapito Ledo, en junio de ese año, cuando cumplía con el servicio militar en el Batallón de Ingenieros de Construcciones 141 de La Rioja.

El joven de 20 años desapareció en Monteros, Tucumán, cuando la citada unidad militar se trasladó a esa provincia para participar del denominado “Operativo Independencia”. Lobo Bugeau explicó que Ledo estudiaba historia en la Universidad Nacional de Tucumán y cuando se incorporó al Batallón de Ingenieros ya estaba fichado como militante de izquierda. “Era el chofer del capitán Esteban Sanguinetti y fue éste quien lo sacó en tres oportunidades de la base de operaciones y la última vez no regresó y nunca más se supo de él”, señaló a El Tribuno. 

Dijo que luego de 3 días de ausencia, para encubrir el hecho, el conscripto fue declarado desertor. “Es aquí donde interviene Milani, quien tuvo a su cargo la confección del acta mentirosa de la deserción a través de la cual puso en resguardo a los autores materiales del asesinato de Ledo”, aseguró. 

El abogado se refirió a la responsabilidad del general que comandó el Ejército hasta 2015, durante la gestión de Cristina Kirchner. “El entonces tenientito Milani jamás pudo haber sido ajeno a lo que pasó con el soldado y en eso radica su responsabilidad del hecho que se le imputa”. 

El 3 de marzo, el juez federal de Tucumán, Fernando Luis Poviña, procesó al militar por los delitos de “encubrimiento y falsedad ideológica”.

“Es evidente que a Ledo le venían haciendo inteligencia desde hacía tiempo y cuando se incorporó al servicio, trataron de cooptarlo”, expresó. Comentó que en la unidad militar de La Rioja fue elegido como monaguillo por el capellán militar Pelanda López, quien está sindicado como uno de los tantos curas cómplices.

Informes sobre este sacerdote consignan que presionaba a los detenidos para que confesaran “sus pecados guerrilleros” y alentaba a los carceleros a no aflojar la mano dura. “Lo de López Pelanda y la designación de Ledo como chofer de Sanguinetti confirma que no solo lo estaban cooptando, sino que estaban allanando el camino para eliminarlo y Milani sabía”, concluyó el querellante.

Por El Tribuno 



Categorías:Política

A %d blogueros les gusta esto: