Sociedad

La fertilización asistida ya es un derecho en todo el país

El proyecto llevaba un año demorado y se sancionó por amplia mayoría. El Estado, las obras sociales y las prepagas deberán cubrir los tratamientos. Hay 600 mil parejas con problemas para concebir.Integrantes-Diputados-GUILLERMO-RODRIGUEZ-ADAMI_CLAIMA20130606_0024_14

“Somos ley, somos ley”, cantan las mujeres desde las tribunas del Congreso Nacional. La Cámara de Diputados acaba de aprobar por amplia mayoría la ley de fertilización asistida y esas mujeres, muchas con lágrimas en los ojos, festejan después de muchos años de espera. Y sienten que su canto se resignifica: ellas son la ley, por la incansable tarea que tuvieron para que este proyecto fuera aprobado –algo que ayer destacaron los diputados de todos los bloques–, y porque es una norma que les llegará al cuerpo, literalmente.

Fueron tres horas de debate, en las que diputados de todas las fuerzas destacaron el impulso que las organizaciones civiles le dieron a esta iniciativa. Más que debate, cada diputado usó su tiempo para pedir perdón por las demoras de este proyecto y para celebrar algo que, según los sondeos previos, era inevitable: las modificaciones al proyecto original, de junio de 2012, que habían sido aprobadas por el Senado en abril y que habían sido ratificadas en cuatro comisiones el martes, salieron ayer casi sin oposición.

Votaron a favor 204 diputados, hubo 9 abstenciones (ocho del PRO y una del radical Rodolfo Fernández) y un voto en contra (Julio Ledesma, cercano al PRO).

La ley reconoce el derecho a un tratamiento de fertilidad de todas las personas, sin distinción de sexo ni necesidad de estar en pareja. Hay 600 mil parejas en Argentina que sufren este problema, y los tratamientos tienen un costo de hasta 50 mil pesos (ver página 5). Sólo en la provincia de Buenos Aires y en Santa Fe hay leyes similares.

La que abrió la ronda de exposiciones fue la presidenta de la Comisión de Salud, María Elena Chieno, del Frente Para la Victoria. “Ha llegado el día –dijo–. Todas las personas tienen los mismos derechos según nuestra Constitución, pero desde hace años se da una gran inequidad”. La radical Maria Luisa Storani, una de las impulsoras del proyecto, sostuvo: “ Es un avance de nuestra democracia.

Por fin saldamos una deuda pendiente con la sociedad. Hubo lobby de todo tipo, pero finalmente logramos que tenga tratamiento un proyecto cajoneado durante años”, dijo.

Virginia Linares, del GEN, destacó que es una ley “que garantiza el derecho al acceso igualitario a la cobertura integral de todos los individuos y parejas, sin discriminación ni exclusión por su orientación sexual o estado civil ”. En este sentido César Cigliutti, de la Comunidad Homosexual Argentina, destacó: “Es una hermosa posibilidad que tienen nuestras parejas para formar la familia que quieren”.

Desde los balcones del primer piso, las organizaciones que militaron por este tema (Concebir, Abrazo por dar Vida y Sumate a dar Vida, entre otras) aplaudieron la mayoría de las intervenciones, aunque se percibía en el ambiente la ansiedad por llegar a la votación. Y cada legislador que pedía la palabra parecía alargar todavía más esa espera.

“Es una ley necesaria e inteligente. Necesaria porque la esterilidad afecta a mujeres de todo el país, sin distinción de clase social, lo cual hace que sin esta ley sólo algunas puedan verse favorecidas de lograr un embarazo. Es inteligente porque está comprobado científicamente que las probabilidades de fertilidad decayeron en los últimos años –dijo a Clarín Carlos Carrere, de Procrearte–, aunque dependerá de cómo sea instrumentada para que se lleve a cabo en todos los niveles”.

Como contrapartida, las empresas de medicina prepaga se quejaron de que no fueron consultados y plantean dudas sobre quién se hará cargo de los costos.

La reglamentación de la ley es el próximo debate.

Pero miles de personas ya sienten, desde ayer, que por fin la ley está de su lado.

A %d blogueros les gusta esto: