Un camarista catamarqueño integrará el tribunal que juzgará homicidio de Angelelli

La Cámara Federal de Casación Penal de La Rioja dejó sin efecto la designación de Jaime Díaz Gavier, juez del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 de Córdoba. En su reemplazo será designado Juan Carlos Reynaga, juez del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Catamarca, lo que significa que el catamarqueño integrará el Tribunal que llevará adelante el juicio del histórico caso.gal-102411

El camarista federal Juan Carlos Reynaga conformará el Tribunal que juzgará a los represores acusados del homicidio del ex obispo de La Rioja, monseñor Enrique Angelelli, asesinado en localidad riojana de Punta de los Llanos el 4 de agosto de 1976, durante la dictadura cívico militar.

Reynaga, quien actualmente preside el Tribunal que juzga a los represores responsables de la “Masacre de Capilla del Rosario”, manifestó a Télam su satisfacción por integrar el Tribunal de “este histórico” juicio “que hasta el momento no tiene fecha de inicio”.

El 6 de diciembre pasado el juez federal de la Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, clausuró la etapa de instrucción de la causa y resolvió elevarla a juicio.

En la causa, en la que se investiga el homicidio calificado de Angelelli y la tentativa de homicidio calificado en perjuicio de Arturo Pinto (sacerdote que lo acompañaba), están imputados los represores Jorge Rafael Videla (ya fallecido) y Luciano Benjamín Menéndez, además de Luis Estrella y Juan Carlos Romero.

Los imputados se encuentran procesados, con prisión preventiva, desde noviembre de 2011 y el 26 de julio de 2012 la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba confirmó la resolución que dispuso el auto de procesamiento.

Tras el procesamiento, el Ministerio Público Fiscal y la partes querellantes pidieron la elevación a juicio, aunque los defensores de los imputados se opusieron.

No obstante, Herrera Piedrabuena rechazó ahora los planteos de las defensas, razón por la que dispuso el auto de elevación a juicio al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Rioja.

Originariamente, la causa había sido investigada como si se hubiera tratado de un accidente automovilístico ocurrido cerca de la localidad de Punta de los Llanos en La Rioja, el 4 de agosto de 1976, año en la que fue archivada.

Posteriormente, tras el restablecimiento de la democracia la investigación fue reabierta y caratulada como homicidio, pero luego, en virtud de las leyes de Obediencia Debida y Punto final, la Cámara Federal de Córdoba dispuso su archivo.

Años después fue nuevamente reabierta y, durante la instrucción practicada por Herrera Piedrabuena, se estableció que la muerte de Angelelli fue producto de un “accidente automovilístico provocado”, que ocasionó la muerte al prelado y graves lesiones a su acompañante, el ex sacerdote Arturo Pinto.

En la investigación, el juez pudo determinar “la existencia de irregularidades en la investigación policial, la presencia de personal de `inteligencia` del Ejército en el lugar del supuesto accidente, así como la existencia de un sumario policial paralelo”.

Asimismo, el magistrado tuvo particularmente en cuenta la declaración de varios testigos las circunstancias previas, que estuvieron signadas por los homicidios de los sacerdotes Gabriel Longueville y Carlos de Dios Murias, así como del laico Wenceslao Pedernera en Chamical, La Rioja.

De acuerdo con el juez, Angelelli fue objeto de persecución, al igual que otros miembros de la Iglesia, “dada su actividad pastoral caracterizada por un profundo compromiso espiritual y social”.