Pusieron en marcha el plan Ropa para Todos

Publicado por

Se trata de una iniciativa de empresarios textiles, aprobada por el Gobierno, para ofrecer ropa a precios económicos en relación con los valores de referencia del mercado. En la primera tanda de producción, la indumentaria apunta al público masculino, mientras que en agosto-septiembre, con el cambio de temporada, se comercializaría vestimenta de mujeres y niños. 376466

Las prendas NYP –nombre de la marca– empezó a venderse a partir de este sábado 25 de mayo en grandes centros de comercialización del país. Se trata de una iniciativa de empresarios textiles, aprobada por el Gobierno, para ofrecer ropa a precios económicos en relación con los valores de referencia del mercado. En la primera tanda de producción, concentrada en camisas, remeras, pantalones gabardina, jeans, medias y calzados, la indumentaria apunta al público masculino, mientras que en agosto-septiembre, con el cambio de temporada, se comercializaría vestimenta de mujeres y niños. “Los precios serán realmente interesantes, porque en ningún caso van a superar los 100 pesos”, dicen referentes del sector. Eso actuará como el atractivo principal para los consumidores, agregan.

El calzado en variante náutica, zapatillas y zapatos abotinados costará entre 60 y 99 pesos. Ese valor adquiere relevancia si se lo compara con el de una zapatilla de lona de marca con renombre en el mercado, la que no se consigue por menos de 350 pesos. También el resto de las prendas NYP cumple con esa consigna de resultar accesible para el comprador: un par de medias costará 8 pesos; las remeras, 38; las camisas, 89; los jeans, 82,50, y los pantalones de gabardina, 92. El abanico de talles será small, medium, large, extra large y, en algunos casos, extra-extra large. Las prendas llevarán el logotipo de la marca (NYP) en el interior, pero por fuera no aparecerían inscripciones.

La comercialización de la ropa está a cargo de las principales cadenas de supermercados e hipermercados, como Coto, WalMart, Carrefour y Jumbo. También ingresan al negocio de la distribución la firma mexicana Coppel (con once establecimientos en la provincia de Buenos Aires), la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca y la tienda departamental Falabella. Referentes dicen que esos puntos de venta, que llegan al gran público, colaborarán para que el producto adquiera rápida masividad a partir del lanzamiento del sábado.

Desde el sábado aparecieron los primeros productos en las góndolas, para dar el puntapié inicial del proyecto. A partir de la primera semana de junio, los establecimientos contarán con el listado completo de las prendas. Esa ropa estará destinada al público masculino, con excepción de un modelo de zapatillas para mujeres. Los encargados del negocio adelantaron que en agosto-septiembre, con el recambio de la temporada, empezará a ofertarse la vestimenta para mujer y niño.

“La idea es mostrar que se puede vender en el mercado argentino ropa barata y legal”, dijo Marco Meloni, titular de ProTejer. Agregó que la apuesta de las empresas es obtener ganancias gracias al volumen de las ventas y no al margen que deja cada unidad de producto. Existen entre 40 y 50 talleres que participan de esta iniciativa, lo que colabora para sostener el nivel de empleo en el sector. La cadena textil-indumentaria demanda alrededor de 480 mil puestos de trabajo registrado, cifra que se duplicó en los últimos diez años.